La carga educativa

Comienzan las clases. A lo largo de la pasada semana algunos y a partir de mañana el resto, volverán a ocupar los asientos en las aulas de los colegios.

Con caras y sensaciones variadas, unos con la del enfado o tristeza del que comienza por primera vez y no quiere separarse de sus progenitores o de los Abuelos, otros para los que no es una situación nueva pero que no les agrada en absoluto y en el extremo contrario, los que se dirigen alegres y contentos. Nada nuevo hasta aquí que no veamos un año tras otro llegadas estas fechas.

Curiosamente hay otras situaciones que también se repiten un año tras otro y que por desgracia no se quedan solo en esos primeros días de colegio, sino que deben ser soportadas durante todo el curso.

Una de ellas es la famosa mochila, un elemento que cada día puede suponer un verdadero martirio para más de un alumno por el peso que debe arrastrar.

¿Alguno habéis pesado la mochila de vuestro hijo?

No dudo que todo ese material sea imprescindible para la adecuada educación de nuestros hijos, lo que me pregunto es si esta situación diaria no pueda ser más perjudicial a la larga en aspectos de salud que un reajuste o cambio de hábitos en el modelo establecido.

Cada día, todos los libros y blocs de escritura correspondientes a las 6 ó 7 asignaturas de ese día, diccionario español y de idiomas, deben ser transportados o arrastrados por el alumno desde su casa al centro educativo y viceversa, independientemente de la distancia que los separe. (Al menos en aquellos casos que el niño tiene jornada continua de mañana, o bien, aun teniendo horario partido, si se queda en el comedor del centro escolar).

Por poner un ejemplo muy básico, observo muchos casos en los que se exige un BLOC grande cuadriculado, de pastas duras, coloreado y taladrado para cada asignatura.

  • ¿Coloreado para qué? si es para la misma asignatura y luego no se tienen en cuenta los colores en la banda de las hojas para los diferentes trimestres o temarios.
  • ¿Taladrado para qué? Si las hojas no se sacan de ese bloc.
  • ¿Pastas duras para qué? aparte de para que incremente su peso y su coste de compra.

Yo estudiaba, imagino que al igual que muchos de vosotros, en los primeros tiempos con un bloc para varias asignaturas, por evaluaciones y después, con recambios de hojas que iba guardando por asignaturas en los diferentes departamentos de un clasificador por evaluaciones y no creo que nos fuese mal (en cuestión de peso me refiero, el aprovechamiento educativo es otro cantar), y nunca he llevado ese peso.

Me viene a la mente un anuncio de televisión sobre detergentes concentrados, en el que se expone como todos los elementos habituales de nuestro entorno, en la actualidad tienden a reducir su tamaño y peso. ¡Estos no han cogido la mochila de sus hijos!. 😆

Soluciones creo que las hay bien sencillas y a muchos de vosotros seguro os han pasado por la mente en algún momento:

  • En primer lugar eliminar este sistema de bloc de escritura enorme y pesado para cada asignatura. Utilizar uno para varias asignaturas, por evaluaciones y de pastas normales. (Además se contribuiría con ello a una reducción en el gasto de papel y por consecuencia a cuidar el medio ambiente).
  • Los libros en lugar de tener que llevar todo el temario en una sola pieza, que dispongan de opciones para ser separarados por capítulos o temáticas.
  • Incluso la informatización de temarios (aunque si soy sincero este sistema a mi personalmente no me agrada en demasía, pero bueno, podrían estudiarse fórmulas).
  • Una más drástica podría ser la duplicación de los libros por medio de fotocopias o similares, de tal modo que un juego está en el colegio y otro en casa.

¿Y tú que propones?

Evidentemente en ningún caso considero que velar por la salud de una persona, en este caso de un niño, sea indicativo de exceso de proteccionismo. Si hasta ahora se ha hecho mal no me vale eso de -nosotros ya lo hacíamos también, pues que ellos lo hagan ahora-, al fin y al cabo, ya lo están haciendo.

En esa misma tesitura se podría insertar lo que hacían los padres de antes y los de ahora, el tiempo disponible, pero creo que eso no viene al caso en este momento, quizás en otra ocasión. 😉

Lo que está mal, está mal, lo mires por donde lo mires, antes y ahora y lo que hay es que tratar de mejorarlo siempre. Las medidas preventivas siempre dan más fruto que las correctivas o como dice el refrán, “Más vale prevenir que lamentar/curar”. No obstante, si alguno tiene la creencia contraria tiene todo mi respeto aunque no lo comparta.

Creo que el aprendizaje, los valores morales, la educación, la compostura, el saber estar, etc., son independientes y en ningún caso guardan relación con el peso de los materiales.




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 105,349,567