Madrid, ¿ciudad accesible? no opino lo mismo

El jueves, justo cuando Madrid estaba pasando el tercer día de examen del COI, escuché con estupor (hasta tal punto que más tarde tuve que leerlo porque no me lo creía), unas declaraciones en las que Miguel Carballeda, presidente del Comité Paralímpico Español y Teresa Perales, nadadora paralímpica, afirmaban que  “la accesibilidad está totalmente garantizada en todas las instalaciones, en la Villa y, por supuesto, en los medios de transporte”  y que están convencidos de que Madrid 2016 tiene capacidad para organizar los mejores Juegos Paralímpicos de la historia.

Al Presidente del Comité Paralímpico no le voy a responder, al fin y al cabo él es sólo eso, el Presidente, y puede no estar muy al tanto de lo que realmente sucede, pero a Teresa Perales,  que es una persona que está en la calle, sí.

Teresa, no dudo que las instalaciones que vayan a acoger los Juegos Paralímpicos vayan a estar perfectamente preparadas, no dudo que la villa donde se alojen los deportistas también lo esté, pero no diga con esa rotundidad que Madrid y sus medios de transporte lo están.

Es posible que usted no se haya dado cuenta si viaja en vehiculo propio, o bien de la Federación, pero yo le voy a relatar algunas cosas.

Empecemos por sus calles y aceras. Sus calles están llenas de socavones, de mayor o menos medida, pero que hacen muy difícil, pero que muy difícil a las personas que aunque no vayan en silla de ruedas, tienen problemas de movilidad el caminar por ellas.
Sus aceras, aunque el ayuntamiento hizo un esfuerzo por rebajar el bordillo en algunas zonas, están llenas de chirimbolos que dificultan el tránsito normal, con los adoquines levantados porque cuando los colocan, sean en operaciones de reparar o sen completas, los adoquines los colocan tan sólo sobre arena con una mínima muestra de cemento, y claro en cuanto cede la arena, las baldosas se mueven, lo que hace que se tropiece, y acaban rompiéndose, con lo que ya tenemos también en las aceras pequeños socavones.

El transporte: mire, ese es un tema que duele y mucho, porque no todos podemos tener un chofer que nos lleve y nos traiga ni cada vez que salimos de nuestra casa podemos permitirnos ir de taxi.

Ya sé que el Ayuntamiento hizo un importante gasto adquiriendo autobuses que pudieran facilitar la movilidad a los que andan escasos de ella, pero… se les olvidó incluir el cursillo para sus conductores, que salvo honrosas excepciones, ignoran incluso las más mínimas reglas.

En vez de parar el bus, junto a la acera, lo hacen donde “cae” y suele caer a la distancia justa, donde no puedes dar un paso, pero que tampoco llegas a poder subir, y ya cuando consigues acercarte para subir, la altura que tiene un autobús es bastante y salvo que te encares con el conductor y le pidas “por favor” que lo baje (mejor dicho que lo incline), ninguno lo hace aunque vea que la persona que pretende subir tiene dificultades, aun así, es decir, aunque se lo pidas de forma educada, muchos, además de mirarte con mala cara, te dicen que no funciona y tienes que arreglártelas como puedas. Para subir y para mantenerte en equilibrio y no caigas cuando arranca sin mirar si a ti te ha dado tiempo, no ya a llegar a un asiento, ni siquiera a asirte a ningún sitio.
Por supuesto, para bajar es el mismo problema.

Y aunque sé que en esto las Autoridades no tienen la culpa, un tirón de orejas a esos usuarios que cuando suben al bus ocupan justo los asientos reservados, que son los que quedan más cerca, y que luego de ninguna forma se levantan aunque vean que hay personas que no pueden llegar al fondo que es donde se quedan los asientos vacíos

Y vayamos con el Metro.
En el suburbano se hicieron ascensores para que fueran accesibles, pero… le puedo asegurar que en 15 meses que he estado utilizando la misma línea para ir a rehabilitación, no he visto funcionando el ascensor más de 5 veces, siempre el mismo cartelito de “no funciona”. Y cuando en alguna línea funciona, resulta que te lleva tan sólo desde el andén al vestíbulo o viceversa, luego te buscas la vida, o bien en alguna que han puesto el ascensor, a tanta distancia, que luego tienes recorrer kilómetros de pasillos.
Y si quiere otro día hablamos de lugares públicos que son inaccesibles, o cafeterías, restaurantes, y un largo etcétera, donde si no hay escalones a la entrada, los hay a medio camino y donde utilizar un baño resulta Misión imposible.

De los polideportivos de barrio, los que nos pillan cerca, mejor no hablamos, eso daría para un tema entero y no vamos a cansar al personal.

Y para quienes me lean, dejar clara una cosa, una de mis mayores vergüenzas que he sentido como ciudadana de Madrid, fue cuando hace algún tiempo traté de organizar una comida para 15 personas, una de las cuales está atada a una silla de ruedas y en todos los locales que visitaba o bien había escalón, o escalones varios, o bien sencillamente te decían que una silla de ruedas no cabía en el comedor.

Algo que me gustaría que pensaran nuestros dirigentes es que es muy fina la línea que separa el pasar de ser una persona sin ninguna dificultad en ese aspecto a engrosar el colectivo que si los tiene, y todos estamos expuestos a ello.

Que conste que esto no quiero que se entienda como un torpedo a la candidatura de Madrid, de hecho decidimos publicarlo una vez Madrid pasara el examen, es tan sólo que los deseos de que mi ciudad gane, no debe obviar sus carencias, y declaraciones tan rotundas, que vienen precisamente de una persona que debe sufrir los mismos problemas que sufren las personas con problemas de movilidad reducida, no me parece que sean lo mejor.

De Interés:
Buscar y descargar drivers Sony VAIO.
Marcapáginas de Primera Comunión rosa.
Unir archivos PDF online.
Desinstalar antivirus y antiespías con AppRemover.
Receta de Langostinos o Gambas al ajillo.




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.052.224