La dinamica de Septiembre

Ya estamos en Septiembre, noveno mes del calendario y el más largo en cuanto a caracteres (Un tamaño interesante, aunque no apropiado como contraseña de nuestras cuentas) y quizá también en cuanto a duración, aun teniendo solo 30 días.

Hasta ahora, estos primeros días del mes han sido una semi continuación del periodo vacacional, un despertar del letargo veraniego y periodo de recuperación de síndromes postvacacionales. ¡Pero eso ya se acabó!, hemos entrado de lleno en lo que viene siendo desde hace mucho tiempo la dinámica de Septiembre.

Unos hábitos, costumbres, rutinas  y obligaciones propias de este mes del calendario que nos envuelven a casi todos.

Comienzan las clases. A lo largo de la pasada semana algunos y a partir de mañana el resto, nuestros hijos volverán a ocupar los asientos en las aulas de los colegios, dejando vacío y en silencio el hogar.

Los padres mientras tanto, como locos dando vueltas de librería en librería buscando el último libro que siempre falta todos los años. Al final y como siempre no lo vas a encontrar, volverás a apuntarte en lista de espera para que te avisen cuando llegue.

Por las tardes vuelve la ya habitual tarea de forrar los libros de texto, cuyo fin es preservarlos para usos futuros, pero que en los últimos años, poco o nada de este material didáctico puede ser reutilizado por el hermano menor, el primo o el vecino, como así ocurría tiempos atrás.

Por supuesto, una de estas tardes hay que ir a buscar el llamado material escolar. Elementos exclusivos  como bolígrafos, lapiceros, libretas, gomas de borrar, sacapuntas, paquetes de folios, clips, grapadora y grapas, rotuladores, pinturas, cartulinas, etc., que nos muestra nuestro hijo tras el primer día de colegio en una hoja que parece no tener fin. (Un material que además debe tener caducidad, pues en otras fechas del curso volverán a surgir listados similares).

Vuelve la pesada joroba a la espalda de nuestros hijos, transformada o endulzada en colorida mochila, un verdadero martirio para más de un alumno por el peso que debe arrastrar todos y cada uno de los días de curso.

Tiempo también para los desfiles de moda infantil durante las pruebas del vestuario para el nuevo curso escolar.
¿Qué hago, le cojo la talla M o la talla S?
¿Cuánto va a crecer mi hijo en este curso, engordará, adelgazará, le valdrá esta ropa para todo este curso o tendré que comprar nuevo vestuario en Febrero tras el estirón?
¿Aquí no hay rebajas?… 🙄

La colección tan maravillosa que iniciamos a la vuelta de vacaciones y a la que ya habíamos hecho un hueco en nuestra estantería, incrementa su precio y comienza a perder aquel encanto que originó su inicio. “…Mejor vuelvo a colocar aquella gran figura que tan poco me gusta en la estantería y dejo estos primeros fascículos en un cajón, por si el próximo año me da por continuarla…”.

Comenzamos a plantearnos la posibilidad de volver al gimnasio o a las dietas milagro, con el fin de tratar de perder esos kilos de más que hemos cogido en las terracitas y chiringuitos durante las vacaciones y que tanto nos había costado quitar antes de verano, durante la llamada operación biquini.

Lo dejo aquí, ¡que os voy a contar que no sepáis ya!. De otro modo, necesitaríais demasiado tiempo para leer esta entrada y en estos momentos no creo que os sobre mucho. 😉

Buena suerte y que llegue Octubre pronto. 😉

De interés:
Manuales de Windows7.
Operacion retorno informática.
Tapar caras en fotografías con Photoshop.
Receta de ensalada de judías verdes.
Antimalware gratuito Malwarebytes Anti-Malware.

enlace corto
http://wp.me/p1G8U-3Q0




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 105,405,416