Lo que no vió la señora Obama en su visita a España

Pues sí, aunque la Señora Michelle Obama, durante los días que ha visitado nuestro país ha visto sitios preciosos, e incluso en su vista a La Alhambra (al-Hamrā o fortaleza roja) de Granada pudo ver salas que normalmente no podemos ver los simples mortales, hay dos cosas que ella no pudo ver:

  • El alma de La Alhambra.
  • El alma de los antiguos moradores.
Y, es que sentir eso es muy difícil, para ello tienes que estar empapado de su cultura y de sus misterios, misterios sí, y eso es lo primero que se nos viene a la mente cuando llegamos a la Alhambra; una ciudad fortaleza cuyos orígenes, según los historiadores, están relacionados con la alquimia, las matemáticas y los ancestrales conocimientos de los arquitectos medievales, herederos de los constructores del Templo del rey Salomón.

Por eso yo, partiendo de estas dos fotografías que hizo destroyer,

He creado la composición que veis arriba, basada en la leyenda, en la que me he atrevido a entrar en las estancias privadas de  la princesa Zorahaida, que por no contrariar a su padre, el Sultán Mohamed “el zurdo”, vive sumida en la pesadumbre y la tristeza, y sigue, apoyada en el alfeizar de las ventanas, acompañada de su laud, llorando cada día por no haberse atrevido a  seguir los pasos de sus hermanas, que viven felices con sus respectivos maridos en Córdoba.

Y siguiendo la leyenda, se cuenta que en La Alhambra, en la torre donde tenía sus aposentos mientras vivió, y supo de la tristeza de la dulce princesa Zorahaida, sigue habitando su espíritu, hasta que un caballero cristiano venga a deshacer el hechizo.

La dulce Zorahaida, murió muy joven, y su padre la mandó enterrar en uno de los jardines que se encuentran debajo de la torre, en ese mismo lugar creció un rosal, un rosal que cada vez que florecía, solo florecía una rosa única.
(La rosa de la Alhambra, Cuentos de la Alhambra, Washington Irving)

En la composición, he puesto en un primer plano a la princesa Zorahaida y a su dama de compañía, la fiel Kadiga que aunque le ofrece una flor, no logra que sonría, por eso, para aliviar un poco su tristeza he cambiado el paisaje que veía por sus ventanas, vaciando el fondo que aparece en la primera foto y combinándolo con la fotografía de uno de los maravillosos jardines con que cuenta La Alhambra.

Espero que os guste.

Por cierto, queda pendiente para septiembre un tutorial sobre como crear el marco de mosaico o vidriera que rodea la foto.

De Interés:
USB SafeGuard.
Manuales de marcos, marcapáginas y recordatorios de Comunión.
Quitar las flechas de los accesos directos en Windows 7.
AVG Rescue CD, rescatar y reparar equipos infectados.
Gazpacho de sandía. Cocina fácil

http://wp.me/p1G8U-67i




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 115.398.461