Día Mundial del Alzheimer

El próximo día 21 se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Alzheimer.

El propósito de esta conmemoración es difundir información al respecto de una enfermedad que sufren en la actualidad más de 22 millones de personas en todo el mundo y que va en aumento.

El Alzheimer o La epidemia del siglo XXI, y decimos epidemia del siglo XXI, que es como ya se la empieza a nombrar, porque las previsiones más optimistas hablan de que en los próximos 25 años, los enfermos que la padecerán se incrementarán en un 75%, por tanto no tenemos tiempo que perder, hay que reclamar a los gobiernos que inviertan en investigación para prevenir, para curar, y también en cuidados, sean del tipo que sean para estas personas, y para sus cuidadores, generalmente los familiares más cercanos, que son los que soportan la carga.

Aunque todos hemos oído hablar de esta enfermedad neurodegenerativa, y algunos, conocen a alguien que la padece, de ella no se sabe demasiado. Veamos un poco de ella.

La enfermedad de Alzheimer no es moderna aunque lo parezca. Se trata de una forma de demencia que ya fue detectada hace más de 100 años, en concreto en 1901.

En noviembre de 1901 ingresó en el Sanatorio Municipal para Dementes y Epilépticos de Frankfurt, centro de investigación muy prestigioso en aquella época, una paciente de 51 años de edad llamada Auguste Deter, con un llamativo cuadro clínico de 5 años de evolución.

Tras comenzar con un delirio de celos, la paciente había sufrido una rápida y progresiva pérdida de memoria acompañada de alucinaciones, desorientación en tiempo y espacio, paranoia, trastornos de la conducta y un grave trastorno del lenguaje.

Fue estudiada por Alois Alzheimer (psiquiatra y neurólogo nacido en Wrocław, Polonia, aunque entonces era territorio alemán). Falleció el 8 de abril de 1906 por una septicemia, secundaria a úlceras por presión y neumonía.

El cerebro de la enferma fue enviado a Alois Alzheimer, que procedió a su estudio histológico.

El 4 de noviembre de 1906 presentó sus observaciones; el examen detectó que su córtex cerebral era más delgado de lo normal, varias masas anormales (actualmente llamadas placas amiloideas) y bultos retorcidos de fibras (actualmente llamados ovillos o nudos neurofibrilares) y cambios arterioescleróticos cerebrales. (En la actualidad se sabe que las placas y los ovillos en el cerebro son dos de las características principales de esta enfermedad. La tercera característica es la pérdida de las conexiones entre las células nerviosas, las neuronas y el cerebro)

El resultado de sus investigaciones fueron publicado en 1907 bajo el título de:

Una enfermedad grave característica de la corteza cerebral.

Emili Kraepelin, colaborador y compañero de  Alois Alzheimer fue quien la denominó enfermedad de Alzheimer en su Manual de Psiquiatría en 1910.

En 1998, se estudiaron de nuevo las lesiones histopatológicas del cerebro de Augusta Deter y el resultado fue publicado en la revista Neurogenetics. En el resultado de este nuevo examen, no se encontraron lesiones microscópicas vasculares, existiendo solamente placas amiloideas y ovillos neurofibrilares, es decir, lo mismo que fue descrito por primera vez por Alois Alzheimer cuando examinó este cerebro.

Ya hemos visto como se detectó la enfermedad, pero ¿cómo detectarla de forma temprana en la actualidad?

Es complicado, porque si enumeramos los síntomas podemos caer en una paranoia, puesto que todos olvidamos cosas, pero sin que cunda el pánico entre los que somos despistados, veamos los síntomas para sospechar que alguien cercano la padece, y por tanto acudir al médico, y poder tratarla en sus inicios.

Los 10 signos de alarma de la enfermedad de Alzheimer según la Alzheimer’s Association

  • Pérdida de memoria que afecta a la capacidad laboral.
  • Dificultad para llevar a cabo tareas familiares.
  • Problemas con el lenguaje.
  • Desorientación en tiempo y lugar.
  • Juicio pobre o disminuido.
  • Problemas con el pensamiento abstracto.
  • Cosas colocadas en lugares erróneos.
  • Cambios en el humor o en el comportamiento.
  • Cambios en la personalidad.
  • Pérdida de iniciativa.

El final es común para ésta y otras demencias. Con el paso de los años, el paciente pierde la movilidad, queda encamado, tiene dificultades para comer, no entiende absolutamente nada y muere a consecuencia de cualquier complicación, como neumonía, etc.

Como vemos, la enfermedad es tremenda, la persona olvida quien es, quienes están a su alrededor e incluso donde se encuentran, pero hay una cosa en la que todos los profesionales y familiares coinciden; reconocen cuando se les trata con cariño y lo agradecen.

Por último, un canto a la esperanza, porqué aunque estamos muy lejos de encontrar una o unas medicinas que curen esta horrorosa enfermedad, y aunque ni los gobiernos ni la iniciativa privada hayan puesto todo lo necesario para ello, diversos estudios de los últimos años, nos permiten esperar, que aunque nosotros no lo veamos, estemos más cerca de conocer las causas de esta enfermedad y prevenirla, curarla o al menos mitigarla.

De Interés:
Windows XP y Windows7 instalados en el mismo equipo, puntos de restauración borrados.
Descargar pinceles gratis para Photoshop y Gimp
Receta de Champiñones rellenos con Jamón.
Recuperar archivos borrados por error con eData Unerase.
Descargar y convertir vídeos con xVideoServiceThief.

http://wp.me/p1G8U-6nM




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 104,910,456