La soja, cada vez más de moda

Cada vez se oye hablar más de ella, en muy poco tiempo parece que es la panacea para aliviar muchas enfermedades y raro es el supermercado los herbolarios que carecen de ella, incluso si observamos nos damos cuenta que desde hace algún tiempo, aunque últimamente mucho más, es un ingrediente se encuentra presente en muchos de los productos que consumimos a diario, como galletas, zumos, cereales, aceites e incluso lácteos. Hablamos de la soja.

Con la Soja continuamos con una nueva entrada sobre Las Plantas como remedio natural contra las enfermedades.
La soja o soya, es originaria de China y fue introducida en Europa en el siglo XVIII, allí, su raíz ha sido usada desde siempre como astringente.

Se trata de una planta de la familia de las leguminosas, de tallo alto que suele alcanzar una altura entre 80 y 100 cm. parecida a la planta del guisante, sus flores son rojas, blancas o malvas dependiendo de la especie, con vainas peludas que miden entre 3 y 5 cm. de largo y contienen cada una 2 ó 3 semillas del tamaño de un guisante.

Las semillas de soja son muy ricas en sustancias nutritivas: albúminas, lípidos, lecitinas, hidratos de carbono y vitaminas. También contiene una importante globulina conocida como SBA usada en el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda que ayuda a  eliminar las células T de la médula antes de proceder al transplante.

De las semillas y por presión se extrae un liquido espeso que sometido a decantación logra separar el aceite y la lecitina.

El grano de la soja y sus subproductos (aceite y harina de soja, principalmente) se han utilizado desde tiempos en la alimentación del ganado y desde hace unos años en la humana.

Uso como nutriente.
De alto valor nutritivo, puesto que contiene los ocho aminoácidos esenciales y energético debido a su alto contenido en proteínas, superior al de la carne, hace de ella una fuente proteica vegetal de gran interés dietético y nutricional.

Tras el huevo y el sésamo, es uno de los alimentos más ricos en lecitina (necesaria como reparador de las paredes de las células).

Aporta mayor cantidad de calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio y fósforo, además de ácido fólico y otras vitaminas como B1, B2, B3 y B6 que el resto de las legumbres.

Productos de la soja que podemos incluir en nuestra dieta habitual.

  • Como legumbre que es, puede prepararse hervida, igual que las lentejas, los garbanzos, las alubias, etc.
  • El miso es una pasta de soja fermentada, con sal y a veces, arroz. Con ella se puede preparar una riquisima sopa. También nos puede servir como acompañamiento de un plato de arroz.
  • El tofu o “queso” de la soja es una cuajada de textura compacta que se elabora con las semillas de esta planta. Puede prepararse de muchas formas: a la plancha, estofado, al vapor, en sopa, rebozado.
  • El seitán tiene un aspecto parecido al de la carne y se prepara como si lo fuera: empanado, frito, a la plancha, al vapor.
  • El tamari es una salsa que podemos agregar a muchos platos, aunque con cuidado, pues tiene un sabor fuerte.
  • Leche de soja: conseguida moliendo la semilla, extraída en caliente en agua y cocida.

Uso con fines terapéuticos.

Lecitina.

  • La lecitina, ayuda a mantener en suspensión el colesterol “malo” presente en la sangre, impidiendo que éste se deposite en las paredes arteriales y y venosas, reduciendo el riesgo de alteraciones cardiovasculares.
  • También aporta a la estructura de las paredes celulares 2 antioxidantes importantes: las vitaminas A y E, además de fósforo.
  • Ayuda a combatir el exceso de Triglicéridos y/o los problemas de metabolización de las grasas.
  • Y en estudios recientes se ha llegado a la conclusión que la fosfatidilserina (uno de los nutrientes en que es rica la lecitina de soja) mejora, la memoria y la capacidad cognitiva.
Aceite de soja.
  • El aceite de soja (sin refinar) es un aceite ligero, amarillento, perfumado que debe emplearse en frío (sin freír) por su abundancia en ácidos grasos poliinsaturados.
  • Aporta unas cantidades equilibradas de los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, beneficiosos para el corazón y el sistema nervioso. Por lo tanto ayuda a controlar el colesterol “malo” y la arteriosclerosis.
  • Combina contenidos de vitamina A y de vitamina E.
  • Es de fácil digestión (ideal para aquellas personas que no toleran el aceite de oliva).
  • Rico en fosfolípidos muy importante para las células nerviosas y cerebrales.

Isoflavonas.

  • Presentes en algunos vegetales pero sobre todo en la soja (100 g. de soja contienen 300 mg. de isoflavonas , otras leguminosas contienen sólo 5 mg.) Dentro de la familia de las isoflavonas se encuentran la daidzeína, la gliciteína y la genisteína.
  • Reduce la tasa de azúcares en sangre (ideales para los tratamiento de diabetes).
  • Disminuye los niveles de colesterol.
  • Alivia el estreñimiento y favorece la digestión.
  • Previene los trastornos cardiovasculares.
  • Alivia los trastornos de la menopausia y menstruales por presentar: Isoflavonoides: con acción hipocolesterolizante. -Fitoestrogenos:(estrógenos de origen vegetal)
  • Previene la osteoporosis: por la reducción de estrógenos femeninos.

Las isoflavonas de la soja fermentada (tamari, salsa de soja o shoyu, miso, Tempeh, etc.) son más eficaces que las obtenidas de la soja normal ya que se mejora su absorción.

Aunque diversos estudios relacionan la ingesta de soja con un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer dependientes de hormonas, como ciertos tumores de mama, estos estudios se basan en la teoría de que, durante el periodo fértil de la mujer, la exposición excesiva a los estrógenos, (hormonas sexuales femeninas) cuando estas hormonas humanas tienen niveles demasiado elevados, pueden provocar la división de las células y su crecimiento incontrolado, constituye uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama.

Pero, también hay estudios que dudan del anterior, como el de William Helferich, profesor de la Universidad de Illinois, que lleva una década estudiando la relación “isoflavonas y cáncer” y afirma que el 70% de los cánceres de mama son hormonodependientes y las isoflavonas de la soja, y en especial la genisteína, estimula el crecimiento de tumores dependientes de estrógenos.

Y no sólo eso, dice que además interfiere con fármacos que, como el tamoxifeno, que se emplean como terapia preventiva en estos tumores.

Lo cierto es que desde hace tiempo, las isoflavonas de la soja están en el punto de mira como posibles agente capaces de potenciar el crecimiento de tumores, sobre todo en personas que hayan superado un cáncer.
Aunque es cierto es que los fitoestrógenos que contienen las isoflavonas de la soja, hoy en día, desempeñan un papel beneficioso para tratar los síntomas asociados a la menopausia (sofocos, dolores articulares y musculares, irritabilidad, aumento de peso).

Por último, las capsulas o comprimidos de soja que podemos encontrar en parafarmacias o herbolarios, no son más que la soja triturada que se utiliza para aliviar el dolor de cabeza además de fortalecer las defensas naturales.

En este artículo, se ha hablado única y exclusivamente de la soja o soya natural, de la tan de moda soja transgénica y de su repercusión en los humanos, lo hará la siguiente generación, nosotros todavía no podemos.

Temas anteriores:

De interés:
Tutorial para hacer marcos de encaje para fotografías o fondos.
Descargar y convertir vídeos con ClipConverter.
Detalles de las redes inalámbricas con WirelessNetView.
Receta de Melón con Jamón. Cocina fácil.
Enlaces cortos de varias direcciones protegidos con contraseña.
Receta de Ensalada de alubias marinera. Cocina fácil.

http://wp.me/p1G8U-6UU

11 Responses to “La soja, cada vez más de moda”



  1. 1 Sobre la vida y el oficio de vivir « Cajón desastres Trackback en 30 abril, 2011 a las 17:07
Comments are currently closed.



Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 123.216.730