El Hinojo o Hierba Santa

Aunque el hinojo es una planta nativa de la zona meridional de Europa, y en especial de la zona costera del mar Mediterráneo, la podemos encontrar en la casi totalidad de las zonas templadas de todo el mundo, donde crece en estado silvestre.

Se trata de una planta herbácea, perenne, que puede alcanzar 2,5 metros de altura, de hojas largas y delgadas de color verde intenso, con un bulbo parecido a la cebolla. De flores grandes, ovoides y amarillas. Sus frutos (semillas) son muy pequeños, alargados y ligeramente curvos y desprenden un agradable olor a anís. Se trata de una planta muy aromática, por lo que es muy utilizada en la cocina, pero también tiene muy buenas propiedades como planta de uso medicinal.

El hinojo ya era muy popular entre los antiguos chinos, que la empleaban contra las mordeduras de serpiente. Los egipcios y romanos también conocían y apreciaban sus propiedades estomacales y antitóxicas y era muy utilizada  para el tratamiento de diversas afecciones oculares, especialmente cataratas (aunque en la actualidad eso se ha demostrado inútil).

Ya en aquella época existía la “manía” de adelgazar y como es rica en fibra y proporciona sensación de saciedad, era popular como recurso para adelgazar.

En tiempos medievales  fue cuando se la empezó a llamar Hierba Santa, pues se decía que ahuyentaba a los espíritus malignos (se acostumbraba, la víspera del solsticio de verano, colgar un manojo de hinojo en la puerta de la casa para ahuyentar los malos espíritus y deshacer los designios de la brujería) y a las pulgas de los perros, de ahí el motivo que cerca de las perreras siempre se plantara hinojo.

De esta planta, se aprovecha todo, aunque recolectándolo en diferentes épocas; las hojas se recolectan durante todo el año, aunque el mejor momento es en épocas estivales. las raíces, en otoño, y los frutos (de donde se extrae la semilla), cuando están maduros.

Propiedades terapéuticas y medicinales del hinojo.

  • Contiene folatos, vitamina B3 y provitamina A.
  • Contiene Potasio y pequeñas cantidades de magnesio y calcio.
  • De sus semillas se obtiene un aceite esencial, muy apreciado, rico en anetol que es el compuesto químico que da aroma de anís, al regaliz y al hinojo.
  • Posee un olor similar a anís.

Los frutos (semillas) de hinojo, cuyo sabor y propiedades son similar al anís (la planta), tienen estas propiedades terapéuticas:

  • Son Carminativos y antiespasmódicos, por lo que ayudan cuando se tienen problemas de gases, diarreas o cualquier problema intestinal o estomacal.
  • Evita y disipa los gases (flatulencias) gracias al acetol que favorece su expulsión.
  • Alivia la jaqueca.
  • Alivia los cólicos nerviosos de los niños.
  • Abre el apetito.
  • Estimula la digestión y el aparato digestivo, ya que aumenta la producción de jugos gastrointestinales, que favorecen la digestión.
  • Expectorante: favorece al secreción bronquial.
  • Tiene efecto diurético, por lo que ayuda a eliminar toxinas.
  • Conjuntivitis: se utiliza la infusión para realizar lavados de los ojos.
  • Ayuda a combatir la anemia ya que posee sales minerales como el hierro.
  • El hinojo, machacado y aplicado sobre las heridas detiene las hemorragias.

El Hinojo en la cocina.
Las hojas y tallos picados o molidos, se utilizan como hierba aromática, las semillas como especias y el bulbo como hortaliza.

En la cocina su uso es común, ideal para preparar cualquier tipo de pescado, por ejemplo el Salmón, aunque no hay que desdeñarlo en platos a base de patatas y queso, pudiéndose realizar además con él una sabrosa vinagreta.

En los platos de carne como el cerdo o la ternera también se pueden añadir hojas de hinojo para aromatizar el plato.

Otra preparación especial, y que intensifica su aroma, es el curry en el que se utilizan sus semillas molidas.

Las numerosas combinaciones de ensaladas con el bulbo del hinojo nos despertarían el apetito, (nueces, pasas y manzana, con habas tiernas y queso, con naranja, aceitunas y canela, etc.).

Precauciones a tener en cuenta.
En caso de sufrir epilepsia, el aceite esencial hay que tomarlo con precaución debido su posible efecto neurotóxico y epileptógeno .

El aceite esencial a grandes dosis puede provocar convulsiones, temblores e incluso alucinaciones.

Hay que evitar el uso del hinojo durante el embarazo porque se considera un estimulante uterino. No obstante no produce problema si se agrega a los alimentos en pequeñas cantidades.

No debe usarse durante la lactancia ya que a día de hoy no existen datos acerca de si los componentes del hinojo son excretados en cantidades significativas con la leche materna, y si ello pudiese afectar al niño.

De interés:
Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.
Eliminar barras de herramientas y búsqueda.
LIVECD de Kaspersky para analizar y desinfectar el ordenador.
System Nucleus programa para optimizar windows.
Fotomontajes y efectos fotográficos online con pictures4fun.
Receta de Croquetas caseras de pollo. Cocina fácil.

http://wp.me/p1G8U-7oL




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.564.859