Penélope Cruz y la gala de los Oscar

Hoy, cuando ya ha pasado la gala de los Oscar, y todos hemos visto o leído que, como se esperaba, la película El discurso del Rey, ha barrido en los premios, llevándose 4 de las estatuillas más importantes, al Mejor director, a la mejor película, al mejor actor principal y al mejor guión original, podemos hacer comentarios acerca de todo lo que acompaña a dicha gala.

Todos coinciden en que fue la gala más aburrida y previsible de los últimos años, falta de humor, falta de espectáculo y con un presentador, James Franco que tan sólo hizo eso, presentar, algo mejor estuvo Anne Hathaway como presentadora, pero aun así, fue una gala aburrida.

Javier Bardem, no consiguió su segundo Oscar, como era previsible, y su película Biutiful se vio derrotada por la danesa En un mundo mejor.

Aunque el morbo por ver a una Penélope Cruz recién parida, de la mano de Bardem, generaba expectativas, defraudó. Penélope Cruz, aunque acompañó a Bardem por la alfombra roja durante unos metros, enseguida se separó y pasó directamente al interior del Teatro Kodak sin hacer declaraciones a la prensa, siguiendo la nueva  actitud que ha tomado la pareja.

Aunque si hay algo tan importante como los premios hasta el punto de despertar incluso más comentarios, son los vestidos de las señoras, y es que el paseo por la alfombra roja del Teatro Kodak es ya un clásico, donde tanto las invitadas, como los modistos, joyeros, diseñadores, peluqueros, maquilladores, etc, intentan lucirse.

Un repaso a los modelitos de la alfombra roja.

Este año, y por supuesto a mi gusto, ha habido algunos vestidos preciosos, por ejemplo el de Anne Hathaway, la embarazada presentadora de la gala que lució un impecable vestido rojo de Valentino, el de Natalie Portman, un precioso modelo de Rodarte que le quedaba de maravilla, o el Gibenchy de Cate Blanchett, el modelo plateado de Calvin Klein que lucio Gwyneth Paltrow también me gusto muchísimo, Sandra Bullock por su parte optó por un vestido rojo de Vera Wang que me pareció elegantísimo sin olvidar a la estupenda Halle Berry con un Marchesa espectacular.

En cambio, y contra toda costumbre, la esperada reaparición de Penélope Cruz después del parto fue un jarro de agua fría, Penelope no sólo no lució, es que ha sido colocada en la lista de las peores vestidas de la gala.

Y es que, a pesar de la estricta dieta a la que se ha debido de someter para intentar estar radiante tan sólo  un mes después de haber dado a luz, se le notaban unos kilos de más, cosa muy normal aunque se sea una “estrella” pero en vez de lucir un vestido que los disimulara optó por uno que parecía señalar uno a uno donde le sobraban esos kilos.

No gustó su vestido de L’Wren Scott, ni gustó el tono, ni el modelo ni siguiera acertó con la talla, parecía que se lo habían calzado.

Empeñada en que todos pensáramos que había perdido los kilos que a toda mujer le sobran un mes después de dar a luz, se enfundó en una especie de faja que se notaba a la legua le quedaba demasiado justo, vamos, al menos 2 tallas por debajo.
El diseño del vestido, rojo, con dibujos de lentejuelas y un enorme escote que luchaba por no dejar salir del todo sus pechos de mujer recién parida tampoco ayudó nada… con sinceridad, a mí me parecía un modelo de mercadillo, y si lo que pretendía era que todos nos fijáramos en el escote para que no nos fijáramos en la barriga que aun tiene, no lo consiguió, hoy las fotos suyas se miran y remiran con lupa y no se pierde detalle.

Del peinado que lucia ni hablamos parecía que se lo había planchado en casa, ni siquiera los preciosos pendientes de Chopard pudieron disimular que su asesor/a de imagen este año no ha dado ni una.

Una pena, Penélope, a decir de los que de esto entienden, siempre suele ser de las mejor vestidas y peinadas, aunque a mi gusto no siempre acierte, pero nunca la había visto como este año, me recordaba a “Omaita”.

Quizás, si lo que pretendía era que todos admiraran su esplendida figura después de haber tenido un hijo,  hubiera debido esperar un poco más y sobre todo, haber elegido un vestido, no para destacar su figura, sino todo lo contrario, un vestido en un tono menos brillante, con otro corte que no marcara la barriga y sobre todo, un escote más discreto que disimulara esos pechos de madre que luchaban por salírsele del vestido.
Resumiendo: elegante en la línea que ella siempre ha seguido.

Vamos, me pareció que iba a tono con el look de “chico malo” de Javier Bardem, una pareja que cada día más deja sin palabras.

De interés:
Ver la dirección web de un enlace corto con LinkPeelr.
Desproteger archivos PDF online.
116000 número europeo para denunciar la desaparición de menores.
Receta de Croquetas caseras de pollo. Cocina fácil.
Cambiar atributos de archivo en lote.
Generador de contraseñas fáciles de recordar.

http://wp.me/p1G8U-7KM

2 Responses to “Penélope Cruz y la gala de los Oscar”


  1. 1 liamngls 28 febrero, 2011 de 19:02

    Esta es una de las pocas veces que tengo claro quien ha escrito la entrada 😛

  2. 2 Cajon desastres 28 febrero, 2011 de 20:13

    Y, ¿si te equivocas? 😛


Comments are currently closed.



Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 115.299.116