Fármaco consigue regenerar la médula espinal

En estos tiempos de guerras, terremotos, tsunamis y ensayos científicos, cuando menos, atípicos, por no decir absurdos, una buena noticia me ha hecho darme cuenta que no todo es malo y que todavía queda gente que se dedica a buscar curar enfermedades que hasta ahora no tenían cura, aunque cuando publiquen el estudio o experimento no sea tan llamativo.

Y es que acabo de leer que el científico canadiense Michael Fehlings ha presentado un ensayo, basado en el uso de la proteína B-210, creada en la Universidad de Montreal para la farmacéutica Bioaxone, en el congreso científico para la columna Global Spine Congress, que se ha celebrado en Barcelona un fármaco que es capaz de regenerar células de la médula espinal, o lo que es lo mismo, empieza a haber esperanza para los tetrapléjicos.

Los ensayos en humanos, desarrollados en ocho centros de investigación de EE UU y Canadá, muestra resultados “realmente esperanzadores” para personas que quedan paralizadas a raíz de accidentes automovilísticos o lesiones deportivas, aunque hasta ahora, los mejores resultados se han obtenido en pacientes con lesiones cervicales porque en los pacientes con afectaciones torácicas, el nivel de regeneración fue bajo, pero aun así, esto abre las puertas a muchas personas.

El nuevo fármaco, ha sido probado en 48 pacientes humanos, de los que un 66% recuperaron parte de la capacidad motora.

En la fase del experimento, se utilizó una única dosis del fármaco que fue inyectado durante una cirugía de regeneración de la médula, posteriormente se siguió la evolución del paciente durante un año.

En el citado Congreso se visualizó el vídeo de un paciente con parálisis severa que no podía mover brazos y manos y tampoco podía sostenerse a sí mismo en alguna postura.

Pasado un año, había recuperado el uso de sus manos, podía moverse en una silla y había empezado a caminar con la ayuda de una estructura.

El fármaco, hasta ahora se ha mostrado seguro, pues tan sólo se trata de una proteína que bloquea una molécula llamada Rho e impide a su vez que las células de la médula, dañadas o seriamente lesionadas por algún trauma, puedan regenerarse.

Y este ensayo no es nuevo, todo ha sucedido entre los años 2005 y 2007 pero ha esperado ahora, cuando tiene resultados válidos para presentarlo.

En los próximos números de la revista Journal of Neurotrauma se públicara el estudio completo.

Según ha manifestado el científico Michael Fehlings, autor del “milagro”

“Ya hemos visto que el fármaco es seguro y viable, y esto es muy esperanzador porque es la primera vez que un recombinante es usado para potenciar el crecimiento de las fibras nerviosas. Ahora tenemos que constatar que realmente funcione para un gran número de pacientes”.

Como decía, una buenísima noticia para los tetrapléjicos y para los que no lo son, pues siempre he dicho que es muy fina la raya que separa un estado de salud u otro, y un mal accidente lo tenemos cualquiera.

De interés:
Ver la dirección web de un enlace corto con LinkPeelr.
Desproteger archivos PDF online.
116000 número europeo para denunciar la desaparición de menores.
Receta de Croquetas caseras de pollo. Cocina fácil.
Cambiar atributos de archivo en lote.
Generador de contraseñas fáciles de recordar.

http://wp.me/p1G8U-7Wu


Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.570.613