Ancianos japoneses: ¡dense prisa en morir!

Y dejen de gastar recursos del Gobierno que ya está bien de ser tan longevos.

A finales del año pasado hubo elecciones en Japón, el recién nombrado primer ministro, tiene como prioridades, enderezar la economía del país, que se encuentra borde de la recesión, redefinir el modelo energético tras el desastre de Fukushima y la reconstrucción de las zonas que fueron devastadas por el tsunami de 2011. Hasta ahí normal, sin embargo, ha nombrado a un ministro de Finanzas que ha decidido llevar hasta el límite de lo fascista la política de austeridad que se ha fijado el Ejecutivo.

Taro Aso, que así se llama “el señor” ha pedido a los ancianos de su país que “se den prisa en morir” para que el Estado no tenga que pagar su atención médica si se dilata su enfermedad y muerte.

Eso en un país en el que el respeto y la adoración por su mayores es de las más sensibles del mundo, por lo que lo han sentido todos los ciudadanos como un insulto a esos mayores, en un país  donde de sus 128 millones de habitantes, una cuarta parte son mayores de 60 años (según un informe hecho publico esta semana, el número de hogares que reciben asistencia social, que incluyen a algún miembro de 65 años o mayores, se cifra en más de 678.000, aproximadamente el 40% del total). Se calcula además, que la proporción aumentará hasta el 40% en los próximos 50 años.

Y no vayan a creerse que el “señor Aso” es un jovencito, no, se trata de un anciano de 72 años de edad (que debería ir tomando nota y por supuesto practicando), y aunque se trate de todo un ministro de finanzas, casi habría que pensar que o bien tiene pensamientos fascistoides, propios de otra, por suerte olvidada época, o que la senilidad le está afectando.

“Yo no necesito ese tipo de atención” dijo, refiriéndose a los cuidados paliativos, y por supuesto, está en su derecho de no quererlos, es más, parece que ha escrito una carta dando instrucciones a su familia para cuando llegue el momento, pero debe permitir a los demás que elijan, o ¿no?.

El “señor Aso” ya puesto a ofender a los mayores siguió aun más y se refirió a los ancianos que ya no pueden alimentarse a sí mismos como “gente de tubo” y criticando que el Ministerio de Salud y Bienestar es “muy consciente de que cuesta varias decenas de millones de yenes” al mes el tratamiento de un solo paciente en las etapas finales de la vida.

Pero no es la primera vez que el “Señor Aso” nos muestra su verdadera cara, En 2008, cuando era primer ministro, calificó de “chochos” a los pensionistas que deben cuidar mejor de su salud.

“Veo a gente de 67 ó 68 años constantemente ir al médico”, dijo en una reunión de economistas. “¿Por qué tengo que pagar por las personas que sólo comen y beben y no hacen ningún esfuerzo? Yo ando todos los días y hago otras cosas, pero yo voy a pagar más impuestos”.

En fin, a mí al menos, se me cae al suelo el mito de que Japón como país serio, eso al menos es lo que hasta ahora creía y me decía un amigo que casado con una japonesa, y padre de 2 japonesitos, vive allí desde hace muchos años.

Pero no dejo de sentir mucha pena por este tipo de declaraciones, fascistas que parecen pregonar limpiezas étnicas y quitar de en medio a ancianos, enfermos, incapacitados… ¿os suena?

O quizás es que quieren que vuelvan las antiguas costumbres japonesas de las sociedades campesinas, os recomiendo que veáis la película La balada de Narayama, en cualquiera de las versiones que se han rodado y veréis de que hablo y de que habla “este Señor”

De interés:
Eliminar objetos o personas de fotografías en dispositivos Android.
Crear vídeos o presentaciones con nuestras fotografías con Foto2Avi.
Visualizar archivos ocultos por virus en Windows.
Draghi, el BCE, España, Italia y el euro.
Dar y recibir gratis productos infantiles.
Carrillera de cerdo en salsa. Cocina fácil.
Juguetes a 3 y 10 Euros.

http://wp.me/p1G8U-bOo




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 120.313.295