Un jubilado, mirando una obra, inventa un ladrillo antiterremotos

Y es que no siempre los jubilados que se dedican a mirar detrás de las vallas como van las obras (aunque ahora hay muy pocas, la verdad) es simplemente para criticar lo mal o lo bien que los actuales trabajadores de la construcción lo hacen.

Y el ejemplo lo tenemos en Andrés Villamarín Mora, un vecino de Aranjuez, Madrid. Andrés era un jubilado más de los que acostumbran a observar y comentar el progreso de las obras con el resto del grupo de jubilados que allí se reunían.

Y un día observando, le dio por calcular el tiempo que un albañil tardaba en colocar cada ladrillo de la pared que en esos momentos estaba levantando. Como le pareció que era mucho tiempo el que empleaba en colocar cada uno, decidió tomar cartas en el asunto. ¡No, no recriminó al albañil, no! Decidió inventar un ladrillo que fuera más fácil su colocación, es decir, que fuera más sencillo de apilar.

Y así fue como se puso a pensar, a pensar cómo podía hacer un ladrillo que fuese más sencillo y más rápido de colocar, se tiró más de un año entre que lo pensaba y que lo dibujaba, luego, y al más puro estilo de los chicos de Appel, se encerró en su cochera y se puso a preparar moldes, primero de madera, más tarde de hormigón.

Este proceso duró un año, hasta que logró un prototipo con el que quedó satisfecho; la solución fue que los ladrillos encajan unos sobre otros mediante varillas metálicas, dejando huecos libres para introducir cualquier tipo de argamasa.

Y además de satisfecho, debe estar orgulloso, porque no sólo a logrado reducir el tiempo de colocación de los ladrillos, según él, en más de un 75%, es que además, su ladrillo, ha resultado que también tiene una propiedad muy importante, es a prueba de terremotos (En la televisión yo he visto que cuando hay un terremoto se ven los ladrillos sueltos, caídos. Al estar encastrados y formar un único cuerpo, la resistencia a ser destruidos de estos ladrillos es enorme”).

Naturalmente lo ha patentado, con ayuda de su hija en el tema del papeleo aunque en darle la autoría de la patente han tardado 3 años, pero ahora ya es suya.

Ahora está esperanzado en que alguien  lo quiera fabricar, aunque por desgracia le está pasando como a muchos inventores españoles, que al final se irá fuera, pues salvo alguna revista del sector, nadie se ha interesado por él,  aunque, como dice Andrés, este ladrillo podría cambiar la construcción, ahorrando tiempo (se tardan seis segundos en colocarlo), además de que se podría fabricar con productos reciclados, ahora que está tan de moda lo de la ecoconstrucción y algo que llama la atención mucho, su uso se podría robotizar porque el sistema de encaje que llevan.

Si tenéis curiosidad por ver el sistema autocentrable de estos ladrillos antiterremotos, en su página tenéis más descripción y fotografías.

Nuestros mejores deseos a Andrés, y esperemos como dije más arriba que su invento tenga “encaje” en España y no suceda como con otros muchas patentes, que se van a fabricar y comercializar fuera de España.

Aunque como me ha comentado un vecino, albañil de los de toda la vida, “No hace falta inventar nada, de siempre se ha construido con ladrillo y no se ha caído pero eso sí, el ladrillo hay que colocarlo BIEN, con el mortero adecuado y sobre todo, respetando los tiempos (algo que no siempre se ha respetado y mucho menos en los tiempos de la burbuja),no poner más de seis hileras seguidas sin dejar que fragüe por lo menos un día, y algo que los albañiles modernos han olvidado, hay que humedecer el ladrillo antes de colocarlo para que no absorba el agua del mortero”.

Y pensando en todo eso que me ha dicho me he acordado de las construcciones antiguas, como por ejemplo el Acueducto de Segovia y muchas más, construidas con ladrillo, normal y corriente, no antisísmico y con miles de años de vida.

De interés:
El maestro del Prado de Javier Sierra.
Completo mantenimiento del PC con Glary Utilities.
Haz tu copia de seguridad o Backup.
Editor de imágenes para Android gratis, Pixlr Express.
Aperitivo de surimis con anchoas. Cocina fácil.
Lunascape, navegador Web con tres motores de renderizado.

http://wp.me/p1G8U-c9h




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 116.143.173