La canción de Jan, de Maureen Myant

Estamos ante una historia que tiene como escenario República Checoslovaca durante la Segunda Guerra Mundial y a un niño, Jan, como protagonista. Se trata de una historia dramática que aunque se trata de una ficción, está basada en hechos históricos reales; la matanza y destrucción de la aldea Checa de Lidice.

Todo comienza en mayo de 1942 cuando dos paracaidistas checos, Jan Kubiš y Jozef Gabčík, lanzan una bomba en una calle del barrio de Liben en Praga a Reinhard Heydrich, máximo representante del Tercer Reich en Bohemia y Moravia, cuando  se dirigia en un coche descapotable al Castillo de Praga, sin escolta.

A resultas de las heridas producidas por la explosión y de la insistencia de Heydrich de ser sólo atendido por médicos alemanes, lo que hace que la asistencia médica se retrase, eso y la temida septicemia que aparece  le causan la muerte 8 días después del atentado

El nuevo gobernador de Bohemia y Moravia, Kurt Daluege, llega con la misión de vengar la muerte de Heydrich, y empieza la brutal represión contra la población.

Aunque las autoridades no logran saber de que pueblo o aldea procedían los guerrilleros, deciden que Lídice, un pueblo que pasa por ser uno de los más activos en contra de la ocupación nazi, y del que proceden gran cantidad de partisanos de la resistencia, es el elegido. Cuando los nazis entran, toda la población es sacada de sus casas, separando a los hombres mayores de 15 años que fueron llevados  a un granero donde fueron asesinados al día siguiente. Las mujeres fueron enviados al campo de concentración de Ravensbrück, donde la mayoría murió en las cámaras de gas o a causa de los trabajos forzados. Los niños, encerrados en el gueto de la calle Gneisenau en Łódź (actualmente perteneciente a  Polonia), donde fueron separados con criterios raciales. Los que podrían pasar por arios fueron enviados a Alemania y adoptados por familias ricas que no tenían hijos, los 82 restantes que por su aspecto físico no eran susceptibles de germanización, fueron asesinados en el campo de exterminio de Chelmno, también de Polonia.

La aldea fue arrasada, destruida en su totalidad, algo que se puede ver, hoy en día en el documental original, que grabaron los propios soldados alemanes, y que ha sobrevivido como testimonio de la masacre.

Y aquí es cuando entra en escena nuestro protagonista Jan, un niño de once años, que enfadado con su familia, decide irse a dormir fuera de casa, a la granja de Horak, en las afueras del pueblo, desde allí es testigo de cómo separan a la población, de cómo los encierran en una de las dependencias de la misma granja y de cómo asesinan a los hombres, entre ellos su padre y su tío, aunque no puede encontrar sus cadáveres peso a buscarlos entre el montón de muertos.

Cuando finalmente logra volver a su casa, juntos a su familia son también apresados, su madre y su hermana mayor son enviadas a un campo de concentración. Jan y su hermana pequeña, Lena, son internados en un orfanato nazi, y días más tarde separados. Esto será un duro golpe para Jan, que hace que se escape del orfanato para buscar a su hermana, mientras la encuentra, Jan vagabundeará por las calles, viajará de polizón e incluso formará parte de la resistencia, siempre buscando a Lena, su hermana, también irá conociendo a gente de los que muchos serán amigos pero a los que tendrá que abandonar para poder continuar con la búsqueda de su hermana. Hasta que se entera del orfanato donde su hermana fue internada, pero cuando llega es tarde, su hermana ha sido dada en adopción a una familia aria, que le ha cambiado el nombre y falseado sus orígenes, a fin de que ignore su procedencia y logre llegar a ser una auténtica alemana.

A partir de este momento Jan se plantea reencontrar al resto de su familia.

Toda esta odisea, en un niño de apenas once años, hace que le cambie la vida de Jan, y le enseñe que el miedo y la miseria de la guerra marcan a todos.

Se trata de una historia muy interesante aunque hay momentos en los que, quizás por lo duro, puede llegar a hacerse un tanto pesada, en cuanto al argumento puede parecer ya un tanto trillado, una de las tantas historias que les sucedieron a niños en la Alemania de los nazis, y es que ya se han escrito muchas historias, a través de este tipo de recuerdos de niños que de un modo u otro fueron considerados héroes de la Segunda Guerra Mundial, pero… también estoy segura que existen muchas más, que hoy, casi 70 años después de acabada la guerra, aun no han salido a la luz y probablemente nunca lo harán.

Una historia escrita de forma clara, con crudeza pero sin crueldad, donde Jan, en situaciones, a veces límite, nos da una lección de valor y esperanza a los adultos, que a veces, imbuidos de esta crisis, económica pero también social y de valores, olvidamos tener.

De Interés:
Recoger 255 toneladas de alimentos en 3 días.
Gestoría profesional gratuita para realizar la Declaración de la Renta.
Descargar vídeos y extraer audio de vídeos en Firefox.
Llega la PAU, o Selectividad 2013.
Brújulas que buscan sonrisas perdidas, de Albert Espinosa.
Rollitos de jamón y queso empanados. Cocina fácil

http://wp.me/p1G8U-cwD




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.756.582