La llave de Sarah de Tatiana de Rosnay

Esta es la historia de una vergüenza nacional, pero no es la vergüenza de un sólo país, todos los países tienen una que sobrellevar como pueden aunque algunos intenten esconderla y hacer como si no existiera y otros dan la cara. Pero todos tienen una.

Mayo de 2002, París, Julia Jarmond, una periodista norteamericana casada con un francés, Bertrand Tézac, y residente en Paris desde hace más de veinte años, recibe un encargo: preparar un reportaje con ocasión del 60 aniversario de la Redada del Velódromo de Invierno (Rafle du vel d’hiv para los franceses). 

Esta redada, o vergüenza nacional francesa, fue organizada en París, los días 16 y 17 de  julio de 1942. En esos dos días, el régimen nazi, con el apoyo del Gobierno francés de Vichy y su policía y gendarmería colaboracionista, organizaron la parte francesa de la operación  que denominaron “Viento primaveral” que se llevó a cabo en todos los países de Europa.

En Francia 9.000 Gendarmes y policías recibieron del gobierno colaboracionista las instrucciones de detener a todos los judíos (que estaban fichados desde 1940) y llevarlos, sin atender ni a enfermedad ni a edad, al Velódromo de Invierno de Paris. Desde allí y después de penosos días fueron trasladados a distintos campos de concentración donde ya sabemos el destino final de la mayoría.

Sólo el primer día (los arrestos se produjeron a las 4 de la mañana) fueron arrestados 12.884 judíos (4.051 niños; 5.802 mujeres; 3.031 hombres).

Las condiciones del arresto fueron crueles y penosas: los arrestados sólo podían llevar una manta, un par de zapatos y dos camisas, además las familias fueron separadas y  muchas de ellas nunca volvieron a reunirse.

Y lo más vergonzoso de todo, lo que a los franceses, aun hoy en día les hace sonrojarse, fue que los arrestados fueron caminando a lo largo de las calles Parisinas, hombres, mujeres, ancianos o niños, enfermos o no, todos andando en fila india por las calles, arrastrando las pocas pertenencias que les permitieron, en un hatillo, ante la mirada indiferente de los parisinos, que guardaban un vergonzoso silencio, unos por miedo, otros por cobardía, otros por indiferencia y muchos otros por simple y puro interés, ya que se apresuraron a ocupar las viviendas vacías que dejaban los judíos.

Estos son hechos reales, verídicos que se pueden encontrar en cualquier libro de historia.

Y esta es la historia de Sarah, protagonista de nuestro libro y de la familia Starzynski, su familia.
Los Starzynski, son una familia judía, que residen en un buen barrio de Paris, en una buena vivienda pues son gente acomodada, cuando llegan a arrestarlos, Michel, de 4 años, el hijo más pequeño de la casa, se oculta en un armario por miedo. Su hermana Sarah, de 10 años, pensando en protegerle y creyendo que todo era cuestión de equivocación con sus documentos, y que todos iban a regresar en unas horas, cierra la puerta del mismo y se guarda la llave. Pero el destino de la familia Starzynski está escrito, van a  protagonizar una de las páginas más lúgubres de la historia francesa.

La familia Starzynski, al igual que el resto de judíos, son encerrados durante cinco días en el Velódromo de Invierno, muy cerca de la Torre Eiffel, sin comida ni agua. Pasados estos días, son enviados en autobús al campo de Drancy (al norte de París) donde todos son separados como paso al traslado al campo de concentración de Auschwitz.

Sarah hará todo lo posible por escapar para intentar salvar a su hermano que logicamente…

Cuando Julia Jarmond, comienza a investigar, se encuentra con la familia Starzynski, e intenta reconstruir el itinerario seguido por ellos, entonces es cuando conoce a Sarah y su lucha encarnizada por huir y llegar a tiempo para salvar a su hermano encerrado en el armario de casa y cuya llave guarda celosamente ella. Julia no imagina que su investigación le va a causar dolor puesto que la va a llevar directamente hasta una familia: los Tézac, que resulta ser justamente la familia de su marido.

Hasta aquí el argumento del libro, que resulta muy humano, muy interesante y que da a conocer hechos que mucha gente desconoce pero…

Se trata de una historia que tiene un punto de partida tan interesante (está basada en hechos reales) sin embargo la autora no llega a desarrollarlo, decantándose por el sentimentalismo fácil y sin profundidad histórica.

A su vez la protagonista, Julia Jarmond, ejerce de típica americana, además de que logra reunir, para mostrarnos, todos los tópicos sobre los franceses, pedantes, maleducados, frívolos, esnobs, y condescendientes, y claro los americanos, resultan ser unas almas nobles, sanas y sinceras.

Pero lo peor es que logra, intercalando su propio drama personal, que la protagonista auténtica, Sarah, quede en segundo plano, cuando realmente es lo interesante de la historia, en el intento patético de  Julia por  suplantarla es donde la historia se pierde y deja de tener interés, llegando a ser una historia demasiado vista ya.

De Interés:
Bloquear y borrar tu móvil Android de forma remota.
Crear collages de fotos con Collagerator.
Crear Gif animados con nuestras fotografías desde Android con GIF Camera.
Salmón en salsa de soja con guarnición de pimientos asados. Cocina fácil.
Me llamo Lucas y no soy perro de Fernando Delgado.
Formatear en FAT32 con Fat32Formatter.

http://wp.me/p1G8U-cVv




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.325.309