El jilguero de Donna Tartt

Si aquella mañana no hubiera llovido, si Theodore y su madre hubieran llevado un buen paraguas, si, si, si… quizá no hubieran buscado refugio de una tormenta en el museo Metropolitan de Nueva York. Allí estaban, contemplando una exposición de maestros de la época dorada del arte holandés, cuando de pronto estalló una bomba y Theodore se encontró de repente solo y rodeado de un montón de escombros. Buscando la salida, el chico, que acaba de cumplir trece años, se topa con un visitante que estaba minutos antes contemplando la misma exposición acompañado de una chiquilla hermosa. El hombre muere delante de los ojos de Theodore, pero antes le entrega un anillo, pidiendo que lo devuelva a un tal Hobie, dueño de una tienda de antigüedades. Theo abandona el museo, llevando consigo el anillo y algo más…

Hasta aquí la sinopsis oficial.

Donna Tartt, la autora, debutó como novelista en 1992 con Elsecreto, en 2002 publicó Un juego de niños y 11 años más tarde publica la que hasta ahora es su última novela El jilguero, que ha sido premiada como el prestigioso Premio Pulitzer.

El jilguero es un novelón de más de mil páginas, suponemos que por eso su autora ha tardado 11 años en terminarla, que en mi lector electrónico se convierten en 1600. Según la editorial ha vendido ya un millón de ejemplares en todo el mundo y que cuenta con el aplauso de los críticos, que la han denominado como El primer clásico del siglo XXI, aunque con siceridad, yo no diría tanto.

Aunque parezca que estamos antes una historia de intriga relacionada con el tráfico de obras de arte no es sólo eso, es mucho más queese suspense, aquí hablamos de la naturaleza humana, de la entrada en la era adulta, del paso del tiempo, de la amistad y el amor, de los miedos, los traumas de los errores, de todo eso que al fin regresa y lo que no, lo que se pierde para siempre.

La acción arranca con su protagonista, Theo Decker, ya adulto que nos habla desde la habitación de un hotel de Ámsterdam. No explica qué hace allí, pero si nos dice que ha vuelto para soñar con su madre, que murió hace más de diez años en un atentado terrorista ocurrido en un museoMetropolitan de Nueva York.

Y Theo empieza a rememorar su vida desde el momento del fallecimiento de su madre, ocurrido cuando era adolescente. Él también estaba en el Museo cuando ocurrió el atentado, sin embargo él tuvo más suerte, además de salvarse, logró rescatar el cuadro, El jilguero, del pintor holandés Carel Fabritius, discípulo de Rembrandt y maestro de Vermeer, sacándolo escondido en la mochila.

Por entontes, el adolescente Theo desconocía la historia de esta obra y no podía imaginar que parecía maldita, o mejor dicho, parecía que la mala suerte era para los que la admiraban, como su madre, que se quedaba extasiada ante él, puesto que ya se había salvado de otra explosión, siglos atrás. Theo, cuando ocurre el atentado tan sólo sigue las indicaciones que un anciano herido le da, además de entregarle el anillo, y él casi sin ser consciente de ello las sigue, cosa que logra cambiarle la vida.

A partir de ahí, la vida de Theo, un chico neoyorkino  se ve forzado a abandonar su ordenada existencia para marcharse con su padre, alcohólico y jugador, a Las Vegas, donde conocerá a Boris, otro adolescente. Con el paseará por la adolescencia y  por el descontrol, por las drogas, es decir, por la llamada mala vida, pero resulta interesante como cuenta todas estas vivencias desde la perspectiva del consumidor, con toda su crudeza.

Mi opinión es que aun tratándose de una buena novela, que se lee bien, que te hace seguir leyendo y que no se hace demasiado pesada, tiene algunos baches que quizás nos empujen a dejarla, aunque luego se recupera y vuelve el interés, pero aun así, le sobran algunas partes que podían haberse suprimido sin que la novela lo notara.

Por cierto, una curiosidad, Carel Fabritius, autor de El Jilguerofalleció a causa de la explosión de un polvorín cercano a su taller.

De Interés:
Seguimiento de todas las actividades del sistema.
Conocer y actualizar drivers de tarjetas gráficas ATI.
Carrilleras de cerdo asadas con guarnición. Cocina fácil.
Mis whatsapp con mamá de Alban Orsini.
Compresor y descompresor de archivos para Android.
Borrado seguro de datos en el disco duro con Disk Wipe.

http://wp.me/p1G8U-dQK

 

 

11 Responses to “El jilguero de Donna Tartt”



  1. 1 Crear enlaces cortos en Adf.ly | Cajón desastres Trackback en 8 enero, 2015 en 10:27
Comments are currently closed.



Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 105,043,532