La piel dorada de Carla Montero

Si alguien me preguntase quién es Inés, no dudaría en la respuesta. Ella es el arte. Arte en cada uno de sus movimientos, en cada uno de sus gestos, en cada instante de su existencia. El arte que estremece y sublima el espíritu, que agita las emociones. La obra de arte más hermosa. Inés. 

En 1904 tienen lugar en Viena una serie de asesinatos que conmocionan a la inestable sociedad del imperio. Todas las víctimas son modelos de artistas, mujeres jóvenes y hermosas, de dudosa reputación, que pertenecen a La maison des manequins, una organización creada por la amante y musa de uno de los pintores más afamados de la ciudad: la bella y enigmática Inés.

De la noche a la mañana, Inés se convertirá en la principal sospechosa de los asesinatos. Pero no es la única. El detective Karl Sehlackman se adentrará en la vida de lujo y arte de la Viena de Fin-de-Siècle y en los bajos fondos de un imperio decadente con la intención de desentrañar el caso más difícil de su carrera policial, ya que los principales sospechosos son su gran amigo de la infancia, el príncipe Hugo von Ebenthal, y la mujer de la que se ha enamorado irremediablemente… Una trepidante y arrebatadora historia que tiene como protagonista a una misteriosa joven que nos descubre, con su carácter adelantado a su tiempo, el fascinante mundo de las modelos de arte de principios del siglo XX. Pero, sobre todo, una mujer que con su cuerpo y su rostro inspiró a quienes la conocieron. Una mujer de la que todos los hombres anhelaron conquistar la piel pero sólo uno llegó a desnudar el alma.

Hasta aquí la sinopsis oficial

La Piel dorada es una mezcla, a partes iguales, de géneros, Historia, intriga, novela negra y romántica pero sobre todo un thriller histórico.

La historia nos transporta a Viena, a principio del Siglo XX, y a una fiesta en la que, al contrario de lo que suele suceder en la novelas al uso, conoceremos de golpe a todos los personajes que, de un modo u otro se convertirán en protagonistas de la trama, en la que está incluida la ciudad de Viena, demasiado tradicional y moralista, en la que no obstante van apareciendo, cada vez más, personajes excéntricos.

De entre todos destaca la baronesa Kornelia von Zeska, divorciada, feminista artista y dueña de una escuela de arte privada que crea como rebelión contra el machismo, clasismo y racismo imperante en el mundo del arte.

Por otro lado tenemos a otro de los protagonistas, el detective Karl Shlackman, inspector de la brigada criminal de la Policía Real e Imperial de Viena, obsesionado con los crímenes de Jack el Destripador, que en su adolescencia se dedicó a buscar lo que él creyó era la solución al misterio de Whitechapel.

A estos dos protagonistas unimos Hugo, Amigo de Karl y sobrino de la baronesa, exiliado a la fuerza por un trágico episodio de su pasado y que ahora ha regresado pues su padre va a morir pronto. Hugo, entregado al vicio y al desenfreno, quizás influenciado por ese trágico pasado en el que Karl jugó un importante papel, ya que fue su ángel de la guarda.

Por otro lado tenemos a Inés, la amante de uno de los pintores más famosos de Viena, que es la directora de la asociación que envía las modelos a los artistas. Pero Inés es una mujer intrigante, magnética, todos los que la rodean se quedan prendados de ella y los dos amigos no son inmunes a ello.

Y entonces es cuando comienza una serie de brutales asesinatos que hará que Karl, encargado de resolverlos, volverá a enfrentarse a esos fantasmas del pasado que están relacionados con Hugo, su amigo y que el creía ya enterrados.

Pero el inspector Karl Shlackman, también deberá enfrentará a la prensa (y eso que no existía Sálvame) y su interés carroñero por los detalles, a las presiones de las autoridades por encontrar un culpable y rápido, a la falta de pruebas, a su amistad con Hugo y sobre todo a su fascinación por Inés, esa mujer que, poco a poco, y pese a su fascinación, irá convirtiéndose en su principal sospechosa.

La piel dorada es una novela en la que no existe ningún protagonista principal, pero destaca la enigmática Ines, o al menos yo no lo veo, aunque cuenta con unos personajes muy bien creados, que tienen personalidad propia y que son los que dan forma a la historia, los cuales nos irán guiando a través de la trama hasta llegar a Inés, esa mujer rodeada de un halo de misterio que no obstante siempre deslumbra a todo aquel que se cruza en su camino.

Y ahora vayamos con la autora.
Reconozco que después de haber leído su anterior novela, La tabla esmeralda, que ya comenté, mi opinión no era buena, y me costó empezar esta, no me decidía, pensaba que iba a ser como la otra y no quería ni perder el tiempo ni ponerme de mal humor, pero… me equivoqué, si en su momento mi opinión no fue buena, en esta si lo es, la forma de describir los escenarios, la prosa cuidada, la descripción de todo lo que gira alrededor de las modelos de arte en una época y en una ciudad con una estricta moral donde casi se consideraba prostitución, la descripción del ambiente que se respiraba en Viena a principios del siglo pasado está muy bien lograda, sin abusar, solo las justa.

En resumen, La piel dorada si me ha gustado.

De interés:
Exportar la lista de contactos de Skype.
Coliflor con tomate y bacon. Cocina fácil.
Organizar las fotografías en álbumes en Android con Myroll.
Patatas a la plancha. Cocina fácil.
Tablet Samsung no enciende; solución sin hacer Hard reset.
La analfabeta que era un genio de los números.

http://wp.me/p1G8U-e8p

 




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 103,737,938