Lo que esconden las olas de Emma Lira

 Año 1906. Un trasatlántico italiano navega rumbo a Buenos Aires. Se trata de El Sirio, un elegante y modernísimo barco, en cuyo interior, clérigos, diplomáticos, emigrantes y una bella cupletista española viajan en dirección a ese Nuevo Mundo donde los sueños se pueden hacer realidad. Sin embargo, a solo tres millas de la costa española, el buque naufragará. De manera inexplicable, el capitán se dará a la fuga dejando a bordo un oscuro negocio de inmigración ilegal y una intrincada trama internacional, además de una misteriosa caja fuerte vacía y cientos de pasajeros condenados a la muerte.

Año 2006. En el centenario del naufragio, el joven Sandro llega al pueblo del que jamás se habla en su familia. Viene en busca de las causas de un accidente que quizá nunca fue tal. Paula le introducirá en el rodaje de un documental conmemorativo de la tragedia, sin imaginar que la historia que van a remover tiene mucho que ver con la suya propia. Una desafortunada promesa de honor y una anciana sin memoria, que un siglo atrás viajaba al Nuevo Mundo, arrojarán insospechadas claves sobre ese barco que duerme su sueño eterno a sesenta metros de profundidad.

Tras su aclamado debut con Búscame donde nacen los dragos -una novela cuyos ecos de Isabel Allende y María Dueñas le acercaron a un amplísimo número de lectores-, Emma Lira se confirma como una singular voz de la literatura actual, con una extraordinaria capacidad fabuladora y una exquisita y sutil sensibilidad para transmitir el alma de los protagonistas. Con esta historia basada en un hecho real pero recreado con total fantasía, nos invita a sumergirnos en un emocionante y épico naufragio conocido como «El Titanic del Mediterráneo».

Hasta aquí la sinopsis oficial. 

Creo que con tan sólo leer la reseña es suficiente para engancharse a este libro, o eso me sucedió a mí, me enganchó desde que la leí.

Emma Lira, la autora, cuenta que mientras aprendía a bucear frente a la costa murciana oyó contar  la trágica historia de un naufragio ocurrido hacía algo más de un siglo, un catástrofe que jamás debería haber ocurrido y que acabó con la vida de cientos de personas (más de un siglo después no se sabe con exactitud cuantas victimas hubo) y que, según todos los indicios cuenta con los ingredientes necesarios para ser una de esas misteriosas historias que no se olvidan fácilmente y que dan lugar a que la fantasía teja historias a falta de realidades: inmigración ilegal, rescates heroicos por parte de los vecinos y sobre todo algo que por desgracia tenemos muy cercano (Buque Costa Concordia) curtidos capitanes y buenos profesionales que inexplicablemente abandonan el barco, al pasaje y a la tripulación a su suerte.

El naufragio del Sirio, inexplicablemente es casi un desconocido en España, aunque no para los Murcianos y como dice la autora es una lástima porque detrás de todas las muertes que hubo está el trabajo heroico de los marineros locales. Este acto de solidaridad obligó incluso a cambiar las leyes de las medallas al Mérito Naval”

Vayamos con los hechos. A tres millas de la costa frente al Cabo de Palos de Cartagena, en los llamados bajos de las Hormigas, que aparecen en todas las cartas náuticas porque su profundidad en algunos tramos no llega ni a los cuatro metros, el día 4 de agosto el vapor italiano Sirio, que se dirigía a Buenos Aires, desde Génova, vía Barcelona, donde llego al día siguiente, choca contra los bajos, seguidamente se produce una fortísima explosión en las calderas del barco y el buque se parte en dos.

El capitan, Giuseppe PicconeHabía realizado este trayecto más de veinte veces anteriormente y en ninguna de ellas había habido problemas. Conocía las derrotas con los ojos cerrados y confiaba plenamente en cada uno de mis oficiales. Formábamos un buen equipo y todos confiaban en mi capacidad de mando. No en vano, era el Decano de la Navigazione Generale Italiana a mis 68 años”.

Pero inexplicablemente al momento de producirse la explosión, es el primero en abandonar el barco seguido de su tripulación, en medio de escenas de pánico de los pasajeros que veían como no podían acceder a los botes.
El barco tardó quince días en hundirse completamente, durante los cuales, llama la atención la impasibilidad de la tripulación. No obstante,los pescadores de la zona, testigos del naufragio desde la costa, y auténticos héroes, improvisaron el mayor rescate civil en España hasta el momento, aun poniendo en peligro a veces su vida.

Aunque se desconoce el balance final  de víctimas se habla de  entre las 400 y 800 y según las estadísticas, a día de hoy sigue ostentando el triste récord de ser el naufragio en el Mediterráneo con el mayor número de víctimas civiles.

Durante semanas, siguieron llegando cadáveres, arrojados por las olas a las playas murcianas, llegando incluso hasta a la de Santa Pola, en Alicante.

Los restos del Sirio siguen hundidos a gran profundidad y partidos: la popa se encuentra a unos 40 metros de profundidad, mientras que la proa está a unos 70 metros. Por suerte desde que en 1995 se declaró la Reserva Marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas, el buceo en la zona quedó restringido, y es preciso un permiso especial de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de la Región de Murcia que por suerte y según parece concede en contadas ocasiones.

Aunque lógicamente se trata de una historia que la autora ha novelado, creo que ha sido bastante respetuosa con los hechos pero no cabe duda que ha sabido sacar partido de todos los interrogantes reales.

NOTA: Como tengo un amigo, Cartagenero, y amante de los barcos, de los cuales tiene unas preciosas maquetas que él mismo hace en su tiempo libre y de la historia, sobre todo la de su región, que ya hace años me habló de este transatlántico, prometo hablar con él y documentarme en profundidad a fin de escribir para nuestro apartado de Leyendas  y Curiosidades un extenso artículo.

De Interés:
– Limpiar archivos temporales del PC con AppCleaner 3.
– Brandada de bacalao. Cocina fácil.
Hasta aquí hemos llegado de Petros Màrkaris.
– Analizar y desinfectar dispositivos USB gratis.
– Borrado seguro de archivos y carpetas con RightDelete.
– Grabar archivos ISO y hacerlos de arranque con Passcape Iso Burner.

http://wp.me/p1G8U-f3a




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 102,739,684