La gran diva, Montserrat Caballé. Nuestro homenaje

El pasado día 6 falleció la gran diva, aunque a ella no le gustaba mucho el calificativo, MONTSERRAT CABALLÉ, con mayúsculas. Nosotros decidimos esperar para rendirle un pequeño tributo pensando en la gran cantidad de homenajes que iba a recibir, aunque por desgracia, hasta el momento y salvo el cariño de la gente de la calle, incluso aquellos a quienes no les gusta la ópera y el del público del Liceo que puestos en pie y tras escuchar una  interpretación suya de Casta diva, le dedicaron una impresionante ovación, no ha habido homenaje a la mujer que paseo por lo más alto y por TODO EL MUNDO el nombre de España, de Cataluña y de su Barcelona querida.

No obstante, nosotros vamos a hacer un homenaje a “La Caballé” atípico, va a ser un homenaje a la amistad que tuvo con alguien tan dispar, como Freddie Mercury, otro divo, cantante del mítico grupo Queen, de otro género muy distinto, que una vez confluyeron, se admiraron, se quisieron y nos dejaron una de esas piezas musicales para la historia, pero la muerte, demasiado temprana de Fredy, truncó más colaboraciones de los dos.

Montserrat, hija de un tarraconense y de una valenciana, de origen humilde, según ella misma contó, fueron desahuciados de su casa 2 veces, viéndose obligados a dormir en la calle y en un parque, debe a su madre, que le enseñó los conceptos básicos del solfeo y a la adinerada familia de la industria textil Bertrand y Serra SA, los Bertrand i Mata,​ que logran que ingrese con tan sólo 11 años en el Conservatorio Superior de Música del Liceo de Barcelona.
Primero estudió con una beca y más tarde la familia anteriormente citada la apoyó económicamente (una de las coronas de flores más bonitas en su velatorio ha sido la de los herederos de esta familia, junto con su emotiva presencia).
En 1954 gana la medalla de oro del Conservatorio del Liceo y en 1955 debuta en el teatro Fortuna de Reus.

Por desgracia se repite lo de la gran mayoría, tiene que dejar España e ingresa en la compañía del Teatro Municipal de Basilea, donde entre otros interpreta La Bohème y la inolvidable versión de Tosca, Aida, Arabella y Salomé, para obtener reconocimiento, primero internacional, después nacional <<siempre después>>.

Por fin, el 7 de enero de 1962, debuta en el Liceo de Barcelona con Arabella, pero no es hasta 1965 cuando se puede decir que su primer éxito internacional llega, cuando el 20 de abril sustituyó, en el Carnegie Hall de Nueva York a la mezzosoprano Marilyn Horne, en el papel de Lucrezia Borgia. Su interpretación no solo causó sensación, la encumbró a la fama mundial del mundo de la ópera.

Nos saltamos los siguientes pasos en su carrera para llegar 1983, cuando representa en la Royal Opera House de Londres la opera de Verdi, Un ballo in Maschera, Freddie Mercury, presente en la sala para ver, al hasta entonces su ídolo Luciano Pavarotti, quedó obsesionado con Montsy, como la llamaría desde entonces y olvidó al pobre Pavarotti.

A partir de entonces empezó a hacerle llegar su deseo de cantar juntos y en público repetía una y otra vez que su intérprete favorita era Montsy. Finalmente, en 1987, consigue conocer a su Montsy adorada en el el hotel Ritz de Londres, después de los saludos de rigor y viendo que se caen bien desde el primer momento, deciden marchar a casa de Fredy, allí está Mike Moran, el productor de Mercury, desde que se empezó a grabar en solitario.

Mike al piano; Fredy y Montsy, cantando. En principio iban a ser dos horas, a Montserrat la esperan y cuando se dieron cuenta eran las 6 de la mañana, a partir de ahí, la amistad, la colaboración y la admiración mutua, pero más la amistad, iban a ir a más, hasta grabar un álbum juntos en 1987 titulado Barcelona, en el que se incluyó el mítico Barcelona, que fue una petición de Montserrat a Fredy; “¿Querido, ¿compondrías una canción para mi ciudad?” (según cuenta Mike Moran) que años después sería el himno elegido para la inauguración de las Olimpiadas Barcelona 92.

Por otro lado, en 1986 Queen realiza la gira El Magic Tour, para la promoción del disco A Kind of Magic, que finaliza en el parque Knebworth. Fredy, muy cansado decide retirarse y descansar, por desgracia al poco tiempo descubre que es seropositivo. No volvería a pisar un escenario más con el grupo.

Cuando conoce y graba el disco con Montserrat Caballé, Fredy intuye que le queda poco tiempo, ya no es que sea seropositivo, es que el sida se le ha desarrollado y ya empezaban a notarse los efectos, y aunque fue muy discreto, era demasiado evidente, su pérdida de peso, sus manchas en la piel, etc. Concluye proyectos y graba videoclips donde se va apreciando el avance de la enfermedad.

En 1987 graba con su adorada Montsy, el albúm Barcelona que tardan nueve meses en grabar debido a los compromisos de Montserrat, en él se mezclan elementos de música popular junto con ópera y la mítica canción que da nombre al álbum, Barcelona, al que la propia Montserrat añade palabras en español.

Desde 1986 hasta su muerte, Fredy solo se sube al escenario tres veces: la primera en Ibiza, en la discoteca Ku, la segunda en el teatro Dominion de Londres en abril del 88, donde cantó cuatro canciones junto a Cliff Richard, y la tercera el 8 de octubre de ese año en La Nit de Barcelona cuando llegó la bandera olímpica desde Seúl puesto que el Comité Olimpico Español había elegido el single Barcelona como himno de los Juegos Olimpicos 1992, como anécdota, no cantaron, fue un playback .

En mayo de 1991, Queen  grabó el el último videoclip en el que aparece Freddie, para la promoción de These Are the Days of Our Lives. La canción es el octavo track del disco Innuendo de 1991, en el que veladamente se hace referencia a la desaparición del grupo. El videoclip se filma en blanco y negro para no mostrar la palidez de la piel de Mercury y las marcas que el sarkoma de karposi, debido al SIDA estaba dejando y disimular también delgadez que sufría.

La última actuación de Freddie Mercury fue el 8 de octubre de 1988 y como no, fue junto a su adorada Montserrat Caballé en la plaza Buïgas de Barcelona, frente al imponente Museo Nacional de Arte de Cataluña, en La Nit, el evento que lanzaría culturalmente los Juegos Olímpicos.

Fue una ceremonia multitudinaria, presenciada en vivo por 20.000 personas entre los que se encontraban los Reyes y seguida en todo el mundo en una ceremonia transmitida por televisión. Esta interpretación es el vídeo más visto y fue el que se proyectó el día de la inauguración de las Olimpiadas.

Ese día, según cuentan, Fredy estaba asustado porque su voz empezaba a fallarle (Fue una lástima que mi voz fallara, porque cuando estábamos a punto de salir a actuar empece a tener problemas, así que no quise arriesgarme cantando en directo), declaró posteriormente el propio Fredy, pero el espectáculo tiene que continuar y el público presente, vio a los dos divos aparecer cogidos de la mano, él, vestido de ‘smoking’ y con una espesa capa de maquillaje para tapar las escaras del sarcoma de Kaposi que ya cubrían casi por completo su rostro. Con pasos vacilantes e inseguros se mueve por el escenario, y es que según contaría Brian May, el pie derecho de Fredy estaba necrosado debido a una infección que no respondía, Fredy se apoyó en su Montsy para bajar las escaleras y fingió que cantaba, y empezó a sonar ‘Barcelona’ el éxito fue apoteósico, se habían decidido por el ‘playback’ aquella última noche de espectáculo, después del show, Freddie Mercury bajó unas escaleras que no volvería a subir jamás.

Freddie Mercury fallece el 24 de noviembre de 1991, 8 meses antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, su deseo expresado es que quería que en su funeral se escucharan algunas grabaciones. Entre ellas, el tema «Barcelona» que grabó junto a Montserrat Caballé.

La organización de los Juegos decide buscar otra canción para sintonía y se decide por Amigos para siempre que en la ceremonia inaugural interpreta Josep Carreras.

Finalmente el 25 de julio, en la ceremonia inaugural, Caballé subió a escena. No lo hizo sola: cantó una sardana junto al tenor Josep Carreras mientras 600 bailarines danzaban formando los círculos olímpicos. Es entonces cuando se emite la grabación efectuada en 1988 de la que antes hemos hablado y el que podéis ver en este post.

Los que somos seguidores de Queen y de Freddie Mercury tuvimos un regalo póstumo con la edición, en 1995, del álbum Made in heaven, en el que pudimos escuchar las últimas canciones que Fredy compuso antes de morir.

No sabemos si por casualidad Montserrat Caballé haya dejado también alguna grabación inédita que pueda escucharse en los próximos años, ¡ojalá!.

D.E.P.

De Interés:
¡No sé que hacer de comer hoy!
– Luz azul para TODOS los vehículos prioritarios.
– Porrusalda con bacalao. Cocina fácil.
– Resultados Euromillones 5 de octubre y Lotería Primitiva 6 de octubre 2018.
– Crear un USB de arranque (Booteable) con ISO2Disc.
– Amargas dificultades.
¿Te acuerdas?. Bohemian Rhapsody – Queen.
– Borrado seguro de datos del disco duro con Secure File Deleter.
100 recetas de cocina para Navidad.

https://wp.me/p1G8U-iDu

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 110.189.946