Matar a Carrero: La conspiración, de Manuel Cerdán

Antes de nada un breve resumen, para los más jóvenes, de quien fue el protagonista de este libro.

Luís Carrero Blanco fue un militar español, nacido en Cantabria, en 1904, además “trabajó” de político, ocupando diversos cargos políticos, durante la dictadura de Franco.

Fue asesinado por ETA el 20 de diciembre de 1973, por tanto dentro de un mes se cumplen 40 años, cuando llevaba poco más de 5 meses como Presidente del Consejo de Ministros de España, en la que fue la etapa final de la dictadura. Casi todos los expertos coinciden en que con su muerte se evitó que se perpetuará el franquismo después de Franco, pero también se coincide en que el atentado que le costó la vida fue, como diría un conocido cómico, raro, raro, raro.

Manuel Cerdán, el autor de esta historia, es periodista, especializado en Periodismo de Investigación, tanto escrita como televisiva, doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, redactor de Interviú desde 1980 pasó a ser su director entre 2004 y 2008, responsable de la exclusiva, entre otras de la entrevista a Francisco Paesa mientras estaba oculto en París (y toda la policía española le buscaba por medio mundo) es además autor de obras famosas en las que la investigación es la clave, tales como Lobo, Un topo en las entrañas de ETA, El Informe Jano (sobre la guerra sucia contra ETA), Paesa. El espía de las mil caras o este, Matar a Carrero: La conspiración, con el que lleva más de dos décadas investigando y leyendo sumarios, y mantiene, tanto en su libro como en entrevistas, su convencimiento de que detrás de la mano de la banda terrorista había otros que le fueron allanando el camino y sinceramente, después de leer el libro todos acabamos convencidos de que lleva razón.

Estamos ante un libro que te pide ser leído de un tirón pese a las 500 y pico páginas. Es como una novela de espías o de ladrones y policías, con la diferencia de que todo es real y donde a pesar de todo lo que leemos y aunque parezca que con su lectura deberíamos tenerlo todo más claro, no es así, seguimos teniendo más preguntas que respuestas.

Al empezar el libro iniciamos un viaje a otra época, una época lejana, desconocida para muchos, pero trascendental en nuestra historia reciente, de la que, cuarenta años después, siguen existiendo muchas lagunas, muchas incógnitas  y muchas preguntas sin responder, y lo que es peor, nadie nos la va a responder ni nadie nos va a esclarecer porqué sucedió, puesto que ya, por entonces pareció que a nadie le importaba que se supiera que fue lo que realmente sucedió. Posteriormente, la amnistía de 1978 dejó en libertad a todos los encausados por el atentado.

Como decía el libro parece una novela policíaca y como tal, van desfilando por sus páginas todos los protagonistas implicados: La Falange, La extrema derecha del Régimen, Los Servicios secretos del Ejército, de la Policía, los servicios de información del Estado Mayor, de la Guardia Civil, de la Embajada americana, del PNV, los grupos de oposición al franquismo desde la extrema izquierda a la democracia cristiana, el círculo Del Pardo.

  • ¿Cómo es posible que al menos  treinta de terroristas de ETA, fichados y con orden de búsqueda y captura por la policía vivieran y pasearan por Madrid durante más de un año y nadie, en un país súpervigilado como era el nuestro en esa época, se diera cuenta?
  • ¿Nadie se dio cuenta de que cuando los terroristas llegan a Madrid, las únicas relaciones que mantienen es con miembros de la oposición, fichados, detenidos en múltiples redadas y habituales de los calabozos de la terrorífica DGS ( Dirección General de Seguridad de la época) de la Puerta del Sol.
  • ¿Cómo puede ser que el comando llegue a alquilar y/o comprar hasta 10 viviendas y locales sin que ningún portero, o ningún sereno los denuncie a la Policía cuando por aquella época casi todos solían ser policías o informadores de ella.
  • ¿Por qué murió realmente en las postrimerías del franquismo, a los pocos meses de ser nombrado por Franco presidente del Gobierno, el almirante Luís Carrero Blanco?
  • ¿Cómo es posible que durante 15 meses los etarras, alquilaran un sótano donde prepararon el atentando justo al lado de la embajada de Estados Unidos sin que nadie sospechara y sin que nadie les molestara?
  • ¿Cómo no se dio cuenta el portero del inmueble, policía nacional, de que “algo raro” se cocía en el entresuelo de la finca, la cual lindaba con su vivienda al menos en una pared medianera, con los ruidos o el potente olor a gas que había todos los días y que según los vecinos inundaba toda la escalera?
  • ¿Como durante los meses que tardaron en construir el túnel ningún vecino notó nada raro?
  • ¿Cómo pudo la banda terrorista preparar, tranquilamente el asesinato durante un largo periodo de tiempo, en pleno corazón del franquismo cuando casi todos éramos controlados, sin ser detectada?
  • ¿Por qué desde altas instancias del Gobierno se desoyeron los insistentes avisos tanto de la Policía como de la Guardia Civil que advertían de que la vida de Carrero corría peligro?
  • ¿Por qué se desecharon los avisos de los servicios secretos españoles que habían logrado introducir topos en la banda y avisaban de que se iba a cometer un atentado en la capital de España?
  • ¿Quiénes salieron ganando y quiénes perdieron con la muerte del presidente?
  • ¿Qué papel desempeñó en el atentado la CIA?
  • ¿Y lo que se dio en llamar el “búnker” franquista, qué papel tuvo en el atentado o en su preparación?
  • Por último, ¿qué quiso decir Francisco Franco cuando le comunicaron lo sucedido y dijo [sic] “No hay mal que por bien no venga”?

Más allá del tema político, estamos ante una historia de investigación sobre un hecho real, ágil y rigurosa sobre lo que ocurrió durante aquellos días o mejor dicho durante casi dos años, del final del franquismo, aunque sigamos sin saber que fue lo que realmente pasó y quienes fueron realmente los autores intelectuales, lo que hoy diríamos quien fue o fueron los señores X.

“Me voy sin saber si ETA cobraba en dólares o en rublos”

Estas son palabras del que fue primer presidente del Gobierno de la Democracia, Adolfo Suárez, quien pensaba y así lo decía que “ETA era una maquinaria que cada equis tiempo alguien engrasaba para desestabilizar el país y tener en jaque al Gobierno. ¿Cuándo? Cuando interesaba a otros. ¿Quiénes? Otros, arriba y al margen de la organización terrorista, que a fin de cuentas era… una banda marioneta”. 

Un libro cuya lectura es muy recomendable, para quien no vivió esos días, como aprendizaje de lo que fue nuestra historia, para los que lo vivieron, como recordatorio de que ya entonces había “cosas raras” cuya investigación fue una chapuza desde el principio, quizás porque en realidad no le interesaba a nadie que se supiera que sucedió realmente cuando ETA decidió cruzar el árbol Malato y llegar hasta Madrid.

De Interés:
– Detectar aplicaciones móvil que más batería consumen  Wakelock Detector.
– Herramienta gratuita para eliminar virus Sophos Virus Removal Tools.
– El camino mozárabe de Jesús Sánchez Adalid.
– Lentejas con magro de cerdo. Cocina fácil.
– Reducir el tamaño de documentos PDFs con ORPALIS PDF Reducer.
– Convertir de FLAC a MP3 sin pérdida de calidad con FLAC To MP3.

http://wp.me/p1G8U-d7g




Categorías

Twitter Cajon desastres

Publicados

Traductor

Traducir-ingles

Estadisticas

  • 114.511.521